LECTURA DEL MANIFIESTO DE LA FLAMA DEL CANIGÓ

04.07.2018

Como ya se anunció, SI DONA tuvo el honor de leer este año el manifiesto en el acto de la llegada de la Flama del Canigó. Para los que no saben de que va esto, os explico un poco la historia.

La Flama del Canigó es un ritual cada vez más arraigado y popular. Se mezcla con la celebración de San Juan para evocar la identidad común de las tierras de habla catalana.
El fuego de la Flama del Canigó no se apaga nunca: durante todo el año se queda en el Castellet de Perpiñán hasta que, el 22 de junio, se lleva hasta la cima del Canigó. A la medianoche en punto, el fuego de la Flama se distribuye entre los presentes. Acto seguido empieza el recorrido, en el que se va expandiendo y desdoblando para encender las hogueras de San Juan de centenares de poblaciones.
La Flama del Canigó se va diseminando a pie, en coche, en bicicleta, en barca, a caballo o con cualquier medio de transporte posible, y llega a todos los rincones gracias a una gran diversidad de colectivos y entidades. Cada pueblo, villa o ciudad organiza el recibimiento de la Flama a su manera: con música, diablos, danza... Sin embargo, el ritual es compartido: en todas partes, cuando la Flama ya ha llegado a su destino, antes de encender las hogueras, se lee un mensaje común para recordar el significado de la iniciativa.
Toda esta movilización requiere una gran tarea de coordinación de las rutas de la Flama; de trámites y gestiones para obtener permisos y autorizaciones; y de comunicación, para hacer más visible y contribuir a la extensión del movimiento. Todo este trabajo, claro está, empieza muchos meses antes de San Juan. Desde hace unos cuantos años, este papel vertebrador lo ha asumido la entidad Òmnium Cultural, que se encarga de organizar y dinamizar las actividades en torno a la Flama promovidas por centenares de personas, instituciones y entidades.

Este ritual empezó en 1955 por iniciativa de Francesc Pujades, un vecino de Arles de Tec. Inspirado por el poema Canigó, de Jacint Verdaguer, tuvo la idea de encender los fuegos de San Juan en la cima de la montaña y repartió la llama por todas partes. La costumbre se extendió rápidamente, y en 1966 el fuego pasó la aduana por primera vez y llegó a Vic. Pese a la dictadura franquista, la tradición se fue extendiendo por todos los territorios de habla catalana como símbolo de pervivencia de la cultura del país. 

(https://lameva.barcelona.cat/culturapopular/es)


Pilar, nuestra presidenta, hizo la lectura del manifiesto mientras los portadores de la "flama" esperaban para encender la hoguera y dar inicio oficial a la "verbena de San Juan" con coca y cava para todos los asistentes. 

Este es el texto del "manifest" común para todos los municipios: 

MISSATGE DE LA FLAMA DEL CANIGÓ 2018

Avui renovem la Flama gràcies al compromís granític de la societat civil, l'autèntic motor d'un poble sempre en moviment. Un agraïment

infinit a totes les entitats que la fan possible.

La Flama del Canigó que agermana els Països Catalans és un símbol d'esperança en el futur.

Ens demostra la capacitat del poble català d'unir-se en moments difícils i anar sempre endavant. Com el 1966, quan malgrat la dictadura franquista va arribar per primer cop al Principat de Catalunya.

Enguany, davant el retorn de la injustícia autoritària i la suspensió de l'autogovern de Catalunya, seguim mostrant a Europa i el món l'anhel irrenunciable de viure en pau i llibertat.

Empeltats de solidaritat i tendresa, som més conscients que mai que la causa contra Catalunya és una causa contra la democràcia.

Que el dret a l'autodeterminació és un dret fonamental que ni la repressió ni la por segrestaran.

Ens tenim els uns als altres, amb tanta força, determinació i coratge, que avui ja som un país millor. Com més foscor ens volen imposar, més il·lusió tenim perquè la llum de la Flama arribi a més i més gent. Per compartir entre iguals l'emoció del foc, la festa i la màgia de la nit de Sant Joan. La cultura sempre ha sigut una eina de transformació social.

La cultura amara ciutats, barris i pobles definits per una diversitat que ens enriqueix i fa més forts. D'un país que no demana pels orígens sinó per on volem anar plegats. Convençuts que si els infants creixen junts a l'escola, romandran junts al carrer i units com a societat.

Amb la plena convicció que el camí l'hem de fer junts i tindrà sentit si decidim el destí plegats.

La maduresa i cohesió de la societat catalana en són la millor garantia.

Visca la Flama del Canigó!

Visca la Cultura!

Visca els Països Catalans!